Diferenciar la fuga y quema de aceite en un coche

Cuando un motor es nuevo es muy extraño que se fugue o queme el aceite, debido a que sus empacaduras, cojinetes, sellos de fábrica, y demás componentes son nuevos; a parte, antes de salir a la venta, pasan por un estricto control y testeo para asegurar su calidad. Con el pasar del tiempo y el kilometraje, estos elementos se van venciendo, desgastando, rompiendo, y junto con ello aparecen las fugas y filtraciones.

Diferenciar cuando el aceite se fuga o quema durante la combustión puede que sea sencillo, lo complicado es determinar cuándo es como consecuencia de una fuga interna. Cada una tiene sus particularidades:

Fuga externa de aceite: en el área inferior del motor es donde se hacen más presentes las fugas externas cuando hay demasiada presión y las empacaduras no logran retener todo el aceite del motor. Algo similar sucede con los pernos del cárter, el tapón de drenaje del aceite, la empacadura de la tapa de las válvulas, el filtro y el sensor de aceite.

Siempre que haya en el suelo un charco, o una corriente marcada en la carrocería, o unas gotas en el suelo, es señal de un cojinete, junta o un sello, en malas condiciones.

Quema de aceite: la quema del carburante solo se realiza en la cámara de combustión, se distingue al emitir humo blanco azulado por el escape; por lo general, se forman nubes grandes después de que se calienta el motor al acelerar. Es posible que de la ignición o quemado del aceite gotee un poco por el tubo de escape o se fugue por los accesorios del tubo de escape. Si el quemado del aceite es excesivo, el motor podría tener fallas o bajar su rendimiento.

La diferencia entre la quema y fuga de aceite es muy poca. Cuando se trata de fugas internas, estas pueden ser el origen real de las externas; en esta circunstancia no se restringe el rendimiento de la máquina. En cambio la quema de aceite se da solo en la cámara de combustión, y si se incinera fluido de más, podría perjudicar su rendimiento. Aunque, ambos casos, sí reflejan la pérdida de aceite, lo que se nota en las lectura del nivel del mismo.

Cualquier desperfecto que presente el vehículo, lo ideal es darle atención pronto para evitar que el daño se haga mayor, o sea algo grave que ponga su seguridad y la de los demás en riesgo. Con repuestos de segunda mano es posible disminuir el coste de las reparaciones, ya que reducir el presupuesto de las piezas es de gran ayuda.